Parece que estas offline. Que significa esto?
Vas a continuar viendo la app pero no se actualizará hasta que te conectes a internet.
unmdp
estudiantes
Institucional

Contact Tracing Digital ¿Una medio al servicio o una herramienta peligrosa?

Tiempo de lectura aprox.

El objetivo del llamado "Contact Tracing" (seguimiento de contactos) es poder encontrar a todas las personas que estuvieron en contacto con un infectado. El problema reside en que vivimos en una ciudad de más de medio millón de habitantes, y no tenemos la capacidad de conocer a todos con las que compartimos esta hermosa ciudad. Por citar algunos ejemplos, aquellos con los que viajamos en el colectivo, los que están en fila del supermercado o se sientan cerca en un café. Esto hace imposible que si estuviéramos contagiados se pueda informar con qué otras personas se estuvo en ciertas circunstancias, haciendo difícil la búsqueda de estos contactos para solicitarles el aislamiento y detener la cadena de contagios.

Ahí entra al rescate la tecnología con un dispositivo electrónico llamado teléfono celular inteligente o smartphone, que según el INDEC, el 92% de las habitantes cuenta con uno. Como sucede para cada problema, siempre existen distintas soluciones. En el caso del contact tracing digital, se pueden utilizar tres parámetros extraídos de distintos sensores del smartphone: el dato de las distintas potencias en relación a las antenas de celular a las que nuestro teléfono está conectado, ubicación del aparato mediante GPS o búsquedas de cercanía mediante la interfaz Bluetooth de otros smartphones en el área. A los primeros dos casos vamos a denominarlos tracing por localización y el último caso (el que usa Bluetooth), por cercanía, ya que el Bluetooth está preparado para comunicarse con otro dispositivo hasta un máximo aproximado de 30 metros. Obviamente se pueden combinar tecnologías.

Para la implementación de sistemas de contact tracing digital, también esta involucrada la variable de procesamiento de los datos obtenidos de los dispositivos. Para simplificar podemos contar que existen básicamente dos modelos de procesamiento: uno de tipo centralizado y una aproximación de tipo procesamiento distribuido.

Si el procesamiento y el almacenamiento de los datos informados por los teléfonos son efectuados en un centro de cómputos central, estamos en presencia de un sistema centralizado. Cuando los distintos celulares no precisan de un punto central a donde reportar, decimos que es un sistema de tipo distribuido. Por ejemplo, podemos imaginar un sistema donde toda la información de contactos detectados por nuestro teléfono vía Bluetooth es reportada a un servidor central y este realiza las notificaciones de los posibles contagios (sistema centralizado). El otro caso implicaría que la información de contactos o información de posicionamiento geográfico está guardada en nuestros celulares y no existe un servidor principal que nos comunique cuáles son los contactos o lugares con posibilidades de contagio; es nuestro teléfono el que los analiza para ver si estuvimos cerca de los mismos en un período dado (este sería el caso descentralizado). En pocas palabras, en este último caso nuestra información personal no sale de nuestro teléfono excepto que nosotros demos consentimiento expreso.

La mayor ventaja de la utilización del almacenamiento de tipo centralizado es que el sistema de salud tiene toda la información necesaria para identificar los contactos; de esta manera, decidir el mejor método de acción: simplemente notificarnos o ir a buscar a los posibles casos. En esta solución, un problema radicaría en establecer quién es la entidad encargada del manejo de los datos, ya que el volumen de información personal sensible utilizada puede ser muy alto. Por ejemplo, con esta información se pueden realizar inferencias sobre el comportamiento de los individuos (algo muy valioso para algunas empresas y sus estrategias de publicidad y mercadeo).

En el caso de implementar sistemas descentralizados, la única información importante que se reportaría es la que identifica quién es la persona que está contagiada o la zona con contagios (se puede trabajar para brindar muy buena privacidad, anonimizando estos datos), no circula información personal de los contactos (por ejemplo DNI o números de teléfonos). El problema de este acercamiento es que se debe confiar en la responsabilidad cívica como individuo y como comunidad. Esto implica que uno debe notificar al ente de salud de su situación si fuera necesario o autoaislarse si la aplicación en el celular lo indica (dado que la lógica de la misma infiere riesgo de contagio).

Existen varios estudios de los descripciones, pros y contras de las distintas soluciones de contact tracing. Dentro de estos proyectos por cercanía se destacan DP^3T, BlueTrace y la API de Google+Apple.

Los puntos importantes a considerar cuando evaluamos como sociedad proyectos de esta escala y complejidad técnica y social deberían ser: el propósito y sentido epidemiológico de los mismos, evitar ampliar la brecha digital (implica que el sensor de contactos y el protocolo puedan usarse en celulares de gama baja y de cierta edad), priorizar la privacidad, considerar aspectos de transparencia y verificabilidad, minimizar los cantidad de puntos centrales en el sistema, aplicar el concepto de economía de datos (registro sólo los datos necesarios de los individuos, por ejemplo si solo se necesitan los últimos 15 días de contactos, solo esto es lo que se tiene que almacenar), impedir o minimizar la posibilidad de crear perfiles en los puntos centrales y que las comunicaciones internas entre la aplicación y servidores estén encriptadas.

Como palabras finales, confiamos en que el contact tracing digital pueda ser una excelente herramienta para ayudar a combatir el flagelo que representa la actual pandemia, siempre y cuando, como hemos comentado en anteriores notas, la mayoría de la población esté dispuesta a usarla. Por último, nos despedirnos con una frase de Edward Snowden para los que piensen que no es importante involucrarse en las decisiones sobre política tecnológica : "Decir que uno no se preocupa por el derecho a la privacidad ya que no tiene nada que ocultar, no es diferente a decir que no importa la libertad de expresión porque uno no tiene nada que decir".

 

Desarrollado por el Departamento Centro de Cómputos