INFORMACIÓN
INSTITUCIONAL

CREAPs

GUIA
DE ALUMNOS

INICIO


RECTOR VICERECTOR SECRETARÍA ACADÉMICA
Lic. Francisco Morea Ing. Raúl Conde Lic. Paula Meschini
     
    SUBSECRETARÍA ACADÉMICA
    Lic. Daniel Guzman

 
EQUIPO DOCENTE
Prof. María Paula Cozzi Lic. Mariela Senger Prof. Andrea Rainolter
Lic. Aida Emilia Garmendia Lic. Beatriz Graciela Banno Master Silvia Ana Malvassi
Lic. Nacha Pedrini Lic. Adriana Alicia De Stefano Lic. Mariel Ruiz Duhalde
 
 

     
COMUNICACIÓN Y DISEÑO
Raúl Poggi Natalia Posat Cecilia Vergani

     
ADMINISTRACIÓN
Nora Rosa Fernández CPN Mariana Granja Silvia Haydée Marconato
Carolina Vargas    

     
INFORMÁTICA    
Edgardo Emiliano    

     
ASISTENTES EDUCATIVOS O REFERENTES DEL CREAP
Martín Ernesto Petersen Marta Bermejo María de los Angeles Cignoli
Alejandra Larrea Ana Magno Cledy Lecomte
Elba María Inchausti Graciela Piermattei Adriana Ramirez
Marcela Rodríguez Rosa Salvatierra  
     

     


¿Qué información puede Ud. encontrar aquí y cómo está organizada?

En esta sección Ud. encontrará la información referida a las líneas directrices político-pedagógicas en las que se sustenta el SEAD; referencias puntuales a su estructura organizativa, normativa vigente, entre otros aspectos.
Hemos optado por una presentación sumaria, circunscripta a los puntos clave de cada apartado. No obstante, algunas cuestiones que consideramos de interés se amplían y/o profundizan en archivos adjuntos con formato PDF.


¿Qué entendemos por educación a distancia en el SEAD?

Un sistema de educación a distancia es una organización político pedagógica que ofrece instancias de formación a través de diversos medios y soportes. Es por tanto un sistema de enseñanza y en este sentido no difiere en sus fundamentos y principios rectores de un sistema basado en la presencialidad. La circunstancia que los diferencia es, precisamente esta última: la enseñanza a distancia prescinde de la concurrencia de los estudiantes en un espacio y tiempo determinados. Podría decirse que es la institución, a través de sus diferentes ofertas, la que llega a los estudiantes más allá de su punto de residencia y adecuándose a sus tiempos y posibilidades de estudio.

Por esta misma razón es prioridad en el SEAD crear y fortalecer los lazos vinculares y la pertenencia al sistema porque estas condiciones favorecen los procesos de aprendizaje en los destinatarios. Todos los actores del sistema: docentes, especialistas en educación a distancia, administrativos, dirigen su atención a ello en el entendimiento de que el acortamiento de lo que se ha denominado "distancia" -por la aparición de las tecnologías comunicacionales- hace que puedan favorecerse las interacciones entre docentes y estudiantes.


Acerca de la calidad

Si bien los sistemas de educación a distancia se han multiplicado y extendido en todo el mundo, persisten aún, posicionamientos en contra de la modalidad basados principalmente en la creencia de que es la concurrencia de estudiantes y profesores en un mismo espacio y en un mismo tiempo -tradicionalmente el espacio áulico y el tiempo de "la clase"- la condición sin la cual no es posible una enseñas y un aprendizaje de calidad.

Por el contrario, es posible afirmar que la calidad de la enseñanza depende mucho más de la calidad de los contenidos y de la propuesta para su aprendizaje que de su modalidad de gestión sea ésta presencial o a distancia:


  Un buen programa da cuenta de un cuerpo docente preocupado por la comprensión de los estudiantes. Detrás de un buen curso, muy probablemente se encuentran docentes que investigan en su campo, al mismo tiempo que manifiestan verdadera preocupación por favorecer y alimentar los procesos de aprender. Detrás de un curso de actualización, según los campos, nos encontramos con profesionales que vuelcan sus estudios o experiencias en casos, situaciones y ejemplos que permiten que la educación permanente no sea una utopía para los estudiantes que trabajan. (Litwin, 2000:12).

La educación a distancia brinda buena enseñanza tanto como otras prácticas educativas.

¿Qué es, entonces, la buena enseñanza ?


Las buenas prácticas o buena enseñanza han adquirido un significado propio dentro del campo de la didáctica. La definición más citada pertenece a Fenstermacher
(1), quien considera que el uso del adjetivo "buena" [enseñanza] no es simplemente un sinónimo de "con éxito", de modo que buena enseñanza quiera decir enseñanza que alcanza el éxito y viceversa. Por el contrario, en este contexto, la palabra "buena" tiene tanta fuerza moral como epistemológica. Preguntar qué es buena enseñanza en el sentido moral es preguntar qué acciones docentes pueden justificarse basándose en principios morales y son capaces de provocar acciones de principio por parte de los estudiantes. Preguntar qué es buena enseñanza en el sentido epistemológico es preguntar si lo que se enseña es racionalmente justificable y, en última instancia, digno de que el estudiante lo conozca, lo crea o lo entienda.

Para Litwin (2), la buena enseñanza se relaciona con "la manera particular que despliega el docente para favorecer los procesos de construcción del conocimiento. Esto implica una construcción elaborada en la que se pueden reconocer los modos en que los docentes abordan múltiples temas de su campo disciplinario y que se expresan en el tratamiento de los contenidos, el particular recorte de los mismos, los supuestos que maneja respecto del aprendizaje, la utilización de prácticas metacognitivas, los vínculos que establece en la clase con las prácticas profesionales involucradas en el campo de la disciplina que se trata, el estilo de negociación de significados que genera, las relaciones entre la práctica y la teoría que involucran lo metódico y la particular relación entre el saber y el ignorar. [Se evidencia] una clara intención de enseñar, de favorecer procesos de construcción del conocimiento".

Para Souto (3) la buena enseñanza es "aquella que deja en el docente y en los alumnos un deseo de continuar enseñando y aprendiendo, a la vez que la incorporación y el dominio de nuevos conocimientos ".

Para Jackson (cit. en Litwin, 2004:13), la buena enseñanza no corresponde a una única manera de actuar, sino a muchas. "Porqué y cómo elegimos una estrategia, un modo de explicación, un tipo de respuesta, una metáfora, o construimos un caso, sigue siendo un interrogante potente a la hora de analizar las prácticas espontáneas de los docentes. Definir las prácticas de la enseñanza nos remite a distinguir la buena enseñanza y la enseñanza comprensiva".

Por tanto, el SEAD reconoce como principio fundamental de su accionar resignificar el valor de la buena enseñanza o buena práctica en la enseñanza a distancia, como elemento configurador de la comprensión a través de propuestas que vehiculizan este objetivo. Toda la estructura del sistema está organizada para ello: mediatizar el contenido, generar propuestas comunicativas adecuadas, articular mecanismos de evaluación acordes a la propuesta, entre otros. (ver testimonio).

Reseña histórica
La oferta del sistema de educación abierta y a distancia de la Universidad Nacional de Mar del Plata se genera a partir del año 1985. Aparece en el espíritu de la normativa que da cuenta de la creación un fuerte compromiso con la región, a partir de la creación de los CREAPs (4) y con un principio rector que estaba asociado a la democratización de la educación de nivel superior, por tanto, democratización del conocimiento. En este sentido, los centros regionales actuaron como elemento clave y configurador del sistema. Este esquema que comienza en 1988 con un curso de "Educador Abierto", logra en 1997 lo que Burton Clark denomina el proceso autoexpansivo (5) con una múltiple oferta que va desde cursos sobre Apicultura hasta Introducción a la Informática, pasando por Ciencias Naturales, Bioética y Comercio Exterior. En este esquema de expansión aparece la segunda etapa del sistema que está asociada al surgimiento de una oferta no esencialmente dirigida a cursos o seminarios, sino a carreras: surgen de esta manera, los ciclos superiores de licenciatura -servicio social- o las tecnicaturas: administración pública (1998), gestión cultural (2000), laboratorio (2000) o los ciclos iniciales de carrera: abogacía (1999). Estas dos etapas del sistema recuperan un interjuego muy interesante entre la Universidad y la comunidad a través de una importante oferta académica.

A partir de 2001 el sistema se reestructura de acuerdo con la OCS 527/01 que asigna la oferta académica en su vinculación con las Unidades Académicas y terceros. Ésta comprende principalmente cursos de extensión y posgrado y carreras de pre, grado y posgrado. Éste es el comienzo de la tercera etapa del sistema que procura, más allá de las restricciones presupuestarias, incorporar la infraestructura material y técnica así como la actualización de sus recursos humanos para alinearse, junto a otras universidades nacionales y extranjeras, en los umbrales de la virtualidad.

En la actualidad el SEAD -que desarrolla parte de su oferta a través del campus virtual del SEAD, en tanto que mantiene para otras propuestas el empleo de otros soportes (ver Alternativas de gestión y Medios y materiales) se encuentra en una etapa de pleno afianzamiento de sus principios fundantes los que, lejos de perder vigencia, brindan la solidez y rigor necesarios para la consecución de sus propósitos formativos.


Acerca de la denominación del sistema

En los documentos y normas seleccionados, el lector hallará múltiples denominaciones de esta dependencia como: Proyecto Universidad Abierta (PUA), Universidad Abierta (UA), Sistema de Educación Abierta y a Distancia (SEAD), Servicio Universidad Abierta y/o Sistema Universidad Abierta (SUA). Las variaciones responden a cuestiones generadas en la dinámica institucional de la UNMdP y a distintas visiones de las autoridades universitarias con respecto a su alcance. Todas esas denominaciones refieren al actual sistema, salvo que ello se explicite específicamente.

Para mayor información el lector interesado puede consultar el documento Reseña Histórica en archivo adjunto.


Estructura organizativa

El Sistema de Educación Abierta y a Distancia es un ámbito dependiente de Secretaria Académica de la UNMdP cuya misión es diseñar, desarrollar, implementar y evaluar proyectos y programas en el nivel universitario, con modalidad a distancia y virtual, y formar recursos humanos para el desempeño en la modalidad. Cuenta con un equipo docente y técnico-profesional especializado para:
Desarrollar oferta académica con modalidad a distancia y virtual
Generar condiciones necesarias para el diseño, desarrollo, implementación y evaluación de programas con organismos provinciales, nacionales o internacionales, que involucren la modalidad virtual en sus acciones.
Asistencia técnica y consultoría en temas pedagógicos y técnico-profesionales relativos a la modalidad virtual
Vincular los Municipios y las Unidades Académicas a través de los Centros Regionales de Educación (CREAP) facilitando la inserción de programas de extensión, investigación, enseñanza y/o gestión.
Formación de recursos humanos: Programa de Competencias docentes en la virtualidad
Desarrollo de programas de interés de Secretaría Académica en relación a los saberes didácticos-tecnológicos de la modalidad.
Planificar e instrumentar procesos internos de evaluación de calidad
Generar prácticas innovadoras en EaD en congruencia con los lineamientos de Educación Superior en el contexto de la sociedad del conocimiento.
Propiciar procesos de gestión del conocimiento en el ámbito académico y de investigación

El SEAD presenta una de las características básicas de los sistemas de EaD: producción centralizada y ejecución descentralizada.

Los CREAPs constituyen red de centros de apoyo, unidades de recursos educativos para las actividades de formación, actualización y capacitación con modalidad a distancia y virtual y, simultáneamente, como centros de difusión de actividades académicas y de extensión, y de promoción cultural a nivel local y regional.
Estos centros surgen a partir de convenios de coparticipación entre la Universidad y los Municipios u organismos no gubernamentales de cada localidad.


Alternativas de gestión de las ofertas y estrategias metodológicas

Actualmente son dos las alternativas de gestión de las ofertas educativas, aquellas que adoptan una modalidad semipresencial y las que se brindan exclusivamente a distancia. Las decisiones que hacen optar por una u otra modalidad responden, fundamentalmente, a las características particulares de la oferta y, consecuentemente, a las que definen el perfil del público destinatario. Estos distintos modos de acción implican estrategias diferentes para cada caso, no obstante ambas responden a la concepción de aprendizaje que el SEAD sustenta que sumariamente puede expresarse en los siguientes postulados básicos:
•  el aprendizaje debe entenderse como un proceso de construcción de significados orientado por la necesidad de dar sentido a la experiencia;
•  si bien el aprender constituye un proceso individual de producción y apropiación de conocimiento, éste sólo se realiza en interacción dialéctica con el medio;
•  el proceso formativo implica siempre, necesariamente, una construcción social.
Esta fuerte impronta de los fundamentos epistemológicos y pedagógicos hace que, cualesquiera sea la modalidad y los medios y soportes que vehiculicen la comunicación, se apelará siempre a los saberes previamente construidos por los estudiantes y a las interacciones múltiples que garanticen aproximaciones, paulatinas pero crecientes en ajuste, a los objetos de conocimiento que se espera que éstos construyan. (ver testimonio).

Para mayor información el lector interesado puede consultar el documento Alternativas de gestión de las ofertas y estrategias metodológicas en archivo adjunto.


Medios y materiales

El SEAD utiliza diferentes medios para la enseñanza y el aprendizaje de los contenidos educativos de acuerdo con la modalidad de gestión de la oferta. Su selección se hace en virtud de los fundamentos epistemológicos y pedagógicos del curso o carrera y procurando la mayor coherencia con sus objetivos y contenidos. Generalmente las variables de mayor incidencia en la elección son: el acceso a infraestructura de comunicación por parte de los destinatarios y su mayor o menor grado de autonomía como aprendices.

Acerca de los materiales

•  Con soporte impreso
  El empleo de material impreso fue el principal soporte en las primeras etapas del sistema. Actualmente se reserva sólo para aquellas ofertas en las que se considera estrictamente necesario. En esos casos se conciben y diseñan para que sean portadores de las orientaciones didácticas favorecedoras de las interacciones, cognitivas y afectivas, del estudiante con las fuentes teóricas -de modo de garantizar su comprensión y apropiación significativas-. Por otra parte, tales intervenciones, procuran estimular la adquisición creciente de competencias de aplicación práctica en el campo del saber específico. Asimismo se estimulan las interacciones con pares y docentes de manera de favorecer los intercambios productivos propios del aprendizaje cooperativo y colaborativo. Son ejemplos de este tipo de material, entre otros: - las guías de análisis y tratamiento de la información - guías de trabajos prácticos - instructivos para trabajos de campo - instructivos para realización de producciones escritas.
•  Con soporte digital
  Dentro de ellos es de uso frecuente: - CD - Rom con una intencionalidad didáctica similar a la señalada para el material impreso. - correo electrónico y otros servicios de internet.
•  Otros materiales:
  - videos, generalmente acompañados de orientaciones para su interpretación y aprovechamiento.
- teléfono, fax, y correo postal.

Para las ofertas que se gestionan con modalidad a distancia el campus virtual se organiza, desde la página de inicio, generalmente, en las siguientes secciones:
Contenidos
: incluye organización y secuenciación para cada unidad temática; documentos de lectura y orientaciones didácticas para su tratamiento; y el tipo de producción solicitada a los cursantes.
Calificaciones
: en esta sección se encuentra la calificación asignada, con su correspondiente devolución.
Sitios
: ofrece direcciones de interés para la consulta espontánea de los destinatarios.
Foros
: propone los temas de discusión y explicita las orientaciones didácticas para intervenir en ellos.
Calendario
: define el cronograma de actividades y fechas de entrega de las producciones solicitadas.
Agenda
: ofrece las direcciones de los docentes y estudiantes de modo de agilizar el sistema de comunicación. (ver testimonio)


Para mayor información el lector interesado puede consultar el documento Medios y Materiales en archivo adjunto.

(volver a Reseña...)

Tutorías

El sistema tutorial es el componente clave del SEAD a través del que se realiza gran parte del proceso de apoyo y seguimiento al estudiante. Para garantizar su efectividad los tutores deben dar cuenta de un perfil profesional que les permita promover, facilitar y mantener los procesos de comunicación, y apoyar la creación de condiciones que favorezcan la calidad de los aprendizajes, la autonomía y la realización personal y profesional de los estudiantes.
Dentro de este contexto, el servicio de tutorías se ofrece en distintos ámbitos y a través de diferentes medios y modalidades.

Sumariamente mencionamos:
Tutorías Académicas Desde Sede Central y con modalidad a distancia:
  están a cargo de los especialistas en contenido. Su intencionalidad primordial es responder las dudas de los estudiantes respecto de los contenidos específicos de cada curso o materia. Se realizan a través de: correo electrónico, teléfono, y fax. En algunas propuestas, el encuentro entre el tutor académico y los alumnos se realiza en forma presencial, a través de la visita de algún especialista a los Centros o el traslado de los participantes a la Sede. Estas experiencias son altamente enriquecedoras para quienes intervienen en ellas.
Tutorías Pedagógicas:
  Están a cargo del Asistente Educativo del CREAP. Este profesional desempeña el rol de vehiculizador, en la comunidad, de las propuestas de formación y capacitación elaboradas en Sede Central, coordina los encuentros grupales y regionales, asesora en cuestiones metodológicas y de uso de los medios, orienta sobre el cumplimiento y comprensión de las consignas para la elaboración de trabajos prácticos, instancias evaluativas y de formulación de proyectos por parte de los alumnos. En algunas propuestas este rol lo cubre también el coordinador pedagógico desde Sede Central. En estos casos siempre se desarrollan en forma mediada. El sistema tutorial promueve el contacto permanente entre tutores académicos, responsables pedagógicos de Sede, asistentes educativos y estudiantes, de modo de garantizar una red de comunicaciones multidireccional entre todos los involucrados en los procesos de enseñanza y de aprendizaje. Esta trama vincular acompaña al estudiante en su camino hacia la autorregulación y la autonomía como aprendiz.

(ver testimonio)

Para mayor información el lector interesado puede consultar el documento Tutorías en archivo adjunto.



Evaluación

La evaluación, práctica inherente al proceso de enseñanza, cualquiera sea su modalidad de gestión -presencial o a distancia- se considera una tarea continua, íntimamente ligada a la acción y a la reflexión que posibilita conocer los resultados de aprendizaje alcanzados por los estudiantes tanto como explicar y comprender los fenómenos que los originan, generando de esta manera, un proceso de investigación permanente.
Con el propósito de captar una visión global de la acción educativa, el SEAD recaba y utiliza información disponible a través de diferentes actores, momentos e instrumentos. A partir del análisis cuali y cuantitativo de toda la información que se obtiene, y en la medida que los recursos humanos disponibles en el área lo permiten, se delinea el estado de situación en vistas a realizar los ajustes que se presenten necesarios para optimizar las propuestas educativas y consecuentemente el nivel de formación de los estudiantes.
La evaluación se realiza en diferentes momentos del proceso de enseñanza. Al inicio cumple una función diagnóstica que permite conocer perfil, expectativas, intereses y experiencias previas de los destinatarios.
Durante el desarrollo, a partir de los aportes de los distintos actores, se realiza la evaluación de proceso cuya finalidad primordial es informar tanto a estudiantes como docentes de los logros y dificultades encontrados de modo de favorecer el mayor ajuste de la propuesta de enseñanza a las necesidades de sus destinatarios.
Al concluir cada propuesta tiene lugar la evaluación final que posibilita obtener una síntesis de toda la información recabada determinando así la validez y pertinencia del sistema en su totalidad.
De acuerdo con los propósitos de la formación y el perfil de los destinatarios, contenidistas, pedagogos y evaluadores definen los criterios, procedimientos e instrumentos del plan de evaluación integral de cada propuesta. (ver testimonio).



Notas
(1) Fenstermacher, G."Tres aspectos de la filosofía de la investigación en la enseñanza", en M. Wittrock La investigación en la enseñanza I . Barcelona: Paidós, 1989. (volver)
(2) Litwin, E. "La investigación didáctica en un debate contemporáneo", en R. Baquero y cols. Debates constructivistas. Bs.As.: Aique, 1998. (volver)
(3) Souto, M. "La clase escolar. Una mirada desde la didáctica de lo grupal" en A. Camilioni y cols. Corrientes didácticas contemporáneas. Bs.As: Paidós, 1999. (volver)
(4) Centros Regionales de Educación Abierta y Permanente. Estos funcionan, en su mayoría, en municipios de la Provincia de Buenos Aires y, han intentado ser un elemento clave en la conformación del sistema ya que, la presencia del asistente educativo y del responsable del CREAP, significaba la presencia de la UNMDP con su oferta en los distintos municipios. (volver)
(5) El espacio denominado autoexpansivo puede estar relacionado a la posibilidad que tienen los propios académicos de construir sus propios nichos, pequeños lugares que les permite construir identidades propias. (volver)