INFORMACIÓN
INSTITUCIONAL

CREAPs

GUIA
DE ALUMNOS

INICIO

Estudiar a distancia significa hacerse responsable de los propios aprendizajes. La educación abierta y a distancia permite:
Acceder al cursado de una carrera, con la misma calidad académica de los sistemas presenciales, pero sin necesidad de trasladarse para asistir a clase y sin desarraigarse.
Compatibilizar trabajo y estudio, facilitando la formación y capacitación de personas con responsabilidades laborales y/o familiares;
Flexibilizar y personalizar tiempos y ritmos de estudio, de acuerdo con modalidades, hábitos y situaciones particulares.

Porque la modalidad implica:
Aprender con diferentes recursos y materiales seleccionados por el equipo de cátedra. Comunicarse con sus profesores a través de medios electronicos
Establecer relaciones con sus pares para compartir experiencias e inquietudes “a distancia”.

Por lo tanto, el éxito en un sistema de educación abierto y a distancia, depende, en gran medida del alumno, quien deberá hacerse responsable de su propio aprendizaje, esto es:


  Familiarizarse con el Aula virtual: conocer y utilizar todos los recursos que están a su disposición para facilitar y acompañar su aprendizaje.
Autogestionarse: administrar tiempos, aplicar técnicas de trabajo intelectual, tomar decisiones con respecto a consultas, lecturas, resolución de actividades, evaluaciones, conformar grupos de estudio, etc.
Autoevaluarse: adquirir y ejercitar la habilidad de juzgar los avances, detectar las dificultades, debilidades y fortalezas, buscar estrategias para superar los obstáculos, solicitar ayuda cuando lo considere necesario, etc. Los materiales y los medios que el sistema pone a su disposición colaboran en este sentido, pero en última instancia la responsabilidad es del alumno.
   
El alumno del Sistema de Educación Abierta y a distancia -SEAD-, es un adulto con pertenencia sociocultural, con conocimientos y experiencias previas. El SEAD no considera al alumno en abstracto, aislado, sino que lo considera vinculado a un contexto sociocultural y poseedor de conocimientos y experiencias previas. Por lo tanto, las propuestas de trabajo intentan siempre recuperar y resignificar esas ideas como fundamento para la construcción de nuevos aprendizajes.

Asimismo, se trata de remitir siempre, y dentro de lo posible, a la observación crítica de la realidad, para asegurar la apropiación genuina del conocimiento.

   
El alumno debe habituarse y ejercitarse en el uso de  todos los medios y materiales que el sistema pone a su disposición. Cada asignatura propondrá un trabajo particularizado y un tratamiento de los contenidos que dependerá de las especificidades disciplinares. En todos los casos, las propuestas serán variadas y tendrán instancias obligatorias e instancias optativas. Es decir, se ofrecerán actividades y se sugerirán estrategias lo más variadas posible y a través de distintos medios, de manera que cada cursante pueda encontrar distintas vías de acceso a los contenidos, pueda decidir sobre la realización de actividades voluntarias y pueda administrarlas según sus ritmos de aprendizaje.

La recomendación es -antes de iniciar el estudio de cada materia- leer con atención la presentación de la asignatura, donde se dan precisiones sobre las características de la cursada y las estrategias de trabajo seleccionadas. Hecha esta lectura, el consejo es aprovechar todas las posibilidades que se ofrecen, experimentar y seleccionar técnicas de estudio diferentes de los habituales, utilizar los medios electrónicos para comunicarse con pares, consultar a los tutores.

El sistema es lo suficientemente dúctil como para adaptarse a distintas situaciones y ritmos de aprendizaje y se propone también la formación de estudiantes flexibles, capaces de utilizar materiales digitales variados y de operar con distintos recursos tecnológicos, siempre a favor de sus aprendizajes.
   
El alumno debe aprender a planificar los aprendizajes de acuerdo con sus posibilidades y ritmos particulares. Incorporar nuevos conocimientos requiere, necesariamente y en primera instancia, conocer cómo conocemos. Esto significa hacer conscientes nuestros procesos de apropiación del conocimiento, que son personales y responden a distintas motivaciones y distintos ritmos. Sólo así se pueden lograr resultados exitosos en el estudio y en una empresa tan ardua como una carrera universitaria.
   
La mediatización
y asincronía de los aprendizajes exige una comunicación fluida, precisa y formal, basada en el buen uso de las herramientas.
La enseñanza y el aprendizaje en Aulas Virtuales, requiere el buen manejo de sus formas de comunicar, a saber:

 
Presentación: contiene los propósitos de la materia,  sus contenidos, las modalidades de evaluación, equipo de cátedra …

Noticias y/o Anuncios
: para comunicar novedades, actividades interesantes, cambios de fechas …

Cronogramas:
diseñados para cada materia, donde se indican fechas de entrega de Trabajos Prácticos, y de evaluaciones parciales y finales. También se estiman los tiempos necesarios para la lectura del material bibliográfico y realizaciones de actividades, como contribución para la organización de los tiempos individuales de estudio. En el Calendario, a modo de recordatorio, estarán consignadas las fechas mas importantes

Archivos
: de acuerdo a la organización de cada materia, se encuentran los archivos necesarios para el seguimiento de cada uno de los temas y  trabajos prácticos individuales o grupales.

Sitios:
de acuerdo a la organización de cada materia, se incorporan direcciones Web donde encontrar materiales y recursos.

Agenda o Contactos: en este link se encuentran todos los participantes: tutores, alumnos, webmaster… y desde aquí se pueden seleccionar los destinatarios para envío de mensajes de correo electrónico.

Mail interno
: los mensajes recibidos y enviados se almacenan en sus carpetas.

Foros: conversaciones grupales a partir de un tema o pregunta.

Chat: salas publicas y privadas para conversaciones en tiempo real.
   
El alumno es evaluado a través de todo su proceso de aprendizaje. Las instancias de evaluación en nuestro sistema son variadas y están supeditadas a decisiones de las respectivas cátedras, de acuerdo con las características de cada materia.

En todos los casos, las instancias y criterios de evaluación son anticipadas en la Presentación de cada materia. De tal modo, el alumno puede planificar su estudio, organizar sus tiempos y tomar sus decisiones con respecto a fechas  y oportunidades para realizar las evaluaciones.

Los alumnos reciben una minuciosa corrección de parte de los tutores, quienes señalan aciertos y errores y hacen recomendaciones y sugerencias para salvar las dificultades que se hayan detectado. De este modo, y en tanto el alumno tome en cuenta estas devoluciones, las instancias de evaluación pueden transformarse en verdaderas instancias de aprendizaje, que permiten rectificar errores y afirmarse en los aciertos, y operan positivamente para la consecución de los objetivos de cada asignatura.

Las evaluaciones finales se realizan en la Facultad
que corresponde a la carrera, en las fechas publicadas al comienzo de cada ciclo lectivo (marzo-abril) Generalmente se cuenta con 5 o 6 fechas a lo largo del año.
   
El alumno de universidad abierta goza de los mismos derechos y tiene las mismas obligaciones que los alumnos del sistema presencial. Los alumnos que cursan sus carreras con modalidad virtual tienen derecho a participar activamente en la vida universitaria y a utilizar los servicios que ofrece la Universidad:

  Departamento de Orientación Vocacional
Servicio Social Universitario
Biblioteca Central de la Universidad
Servicio Universitario de Salud
Servicio de Fonoaudiología
Laboratorio de Idiomas
Actividades artísticas

Los alumnos activos tendrán el derecho -y la obligación- del voto para elegir a sus representantes. Figurarán, en consecuencia, en los padrones que la Unidad Académica confeccionará y publicará antes de cada elección. La inscripción en el padrón caducará cuando los estudiantes incurran en injustificadas omisiones de los deberes electorales que impone el Estatuto de la Universidad, pierdan su condición de activos o hayan recibido el título o grado académico.
   
El SEAD cuenta con Centros Regionales de Educación abierta y permanente (CREAPs). Los CREAPs conforman una red de centros de apoyo y unidades de recursos educativos, para las actividades de formación, actualización y capacitación con modalidad virtual y, simultáneamente, como centros de difusión de otras actividades académicas y de extensión, y de promoción cultural a nivel local y regional.

En los CREAPs se desempeñan un Asistente Educativo que es un docente residente en a localidad, designado por la Universidad, un Coordinador Local y el personal auxiliar que se considere pertinente para garantizar las acciones.

Las instalaciones del CREAP están a disposición de los alumnos para toda actividad vinculada con su carrera. En los centros podrán utilizar la biblioteca, medioteca, gabinetes de computación, vías de comunicación, espacios para realizar reuniones de grupos de estudio, etc.

   
Los alumnos tienen vías de comunicación permanentes con sede central. La organización del sistema configura una red comunicacional, por lo tanto es imprescindible que los estudiantes conozcan quiénes son sus referentes mediatos y cuáles son sus responsabilidades, para acudir a ellos cuando resulte necesario. Dicha información se encuentra disponible en la sección Contactos.