EDICIONES VIRTUALES SEAD - Sistema de Educación Abierta y a Distancia - Universidad Nacional de Mar del Plata - Año 1 Nº 1 -   

Año 1 - Presentación Año 1 - Nº 01
Año 1 - Nº 02
Año 1 - Nº 03
Año 1 - Nº 04
Año 1 - Nº 05
Año 2 - Nº 06
Año 2 - Nº 07
Año 2 - Nº 08
Año 2 - Nº 09
Año 2 - Nº 10
 
Rector
Lic. Francisco Morea
Vicerrector
Ing. Raúl Conde
Secrataría Académica
Lic. Paula Meschini
 

Comité Editorial
Lic. Emilia Garmendia
Mg. Silvia Ana Malvassi

Corrección de estilo
Mg. Cristina Guillén

Moderación del Blog
Lic. Beatriz Banno

Diseño de Comunicación Visual
Comunicación y Diseño
SEAD

 

Virtualización de la educación superior: 
tensiones, desafíos y tendencias

En la actualidad, las universidades se encuentran ante el desafío de las nuevas exigencias de un mundo globalizado, marcado por una creciente competencia y por la aparición de nuevas necesidades, a las que están obligadas a responder. Necesidades tales como ofrecer una formación que se adapte a las actuales demandas de empleo, la utilización de nuevas tecnologías para optimizar esfuerzos docentes y la generación de nuevas formas de relación interinstitucional, como la educación a distancia o las redes virtuales.  La atención a las crecientes demandas de una población con intereses, expectativas y capacidades diversas, implica la formulación de nuevos conceptos y estrategias formativas que superen enfoques convencionales es decir, estrategias innovadoras y democratizadoras que posibiliten el acceso a la formación con equidad y calidad.

Esta situación trae aparejada la inclusión en las universidades de una nueva población estudiantil que se agrega a la demanda tradicional de Educación Superior, compuesta por profesionales incorporados al mercado de trabajo, trabajadores con pocos años de escolarización y adultos mayores que requieren una actualización y renovación de sus conocimientos para responder a las exigencias del mundo social y laboral.

Las universidades nacionales argentinas se han preocupado por garantizar, a través de una concepción abierta y democrática de la educación, el acceso, la permanencia y consecución exitosa de la formación emprendida de todos aquellos que, independientemente de su extracción socioeconómica, opten por los estudios universitarios. Las tecnologías de la información y la comunicación a través de la enseñanza virtual nos desafían a reinterpretar esos fines incorporando nuevos modos de aprender y de enseñar, nuevos destinatarios, culturas y nuevos interlocutores.

La tecnología con sus variadas aplicaciones en el terreno educativo renueva y acrecienta las posibilidades y permite a las Instituciones de Educación Superior la creación de entornos abiertos que faciliten una gama de opciones y oportunidades para la formación individual y la movilidad social. Saber interpretar estos retos como oportunidades sería una aspiración de toda Instituciones de Educación Superior para llegar a convertirse en una universidad de vanguardia, poniendo todo su ímpetu y el de toda la comunidad universitaria, en dar la respuesta necesaria para alcanzar los más altos niveles de calidad y excelencia académica e investigativa.

La transformación de la educación superior por vía de la virtualización parecería ser uno de los caminos que han empezado a recorrer gran parte de las universidades de casi todos los países. En Argentina esta tendencia se acrecienta día a día tanto en el contexto de las universidades públicas como privadas. La virtualización de la educación superior impulsa a las universidades a la búsqueda y construcción de estrategias y recorridos posibles para su concreción en identidades situadas.

Es preciso mencionar que la evolución de la educación virtual en la región ocurre en un marco de tensiones y contradicciones. Si bien hay una tendencia creciente hacia el logro de mayores niveles de conectividad para algunos de los países de la región, aún son bajos, lo que genera aislamiento digital. También es cierto que, a pesar de esta situación, la virtualización de la educación superior continúa creciendo, se vuelve real y la universidad debe convertirse en garante de la calidad, pero con equidad. Hoy encontramos un amplio abanico de posibilidades formativas que parece inagotable: seminarios especializados, tutorías, foros, ofertas de pregrado, grado y postgrado nacionales e internacionales, etc.  La educación virtual y la presencial se constituyen así en parte de un continuo en el que resulta difícil diferenciar fronteras, ampliando oportunidades hacia la bimodalidad. Los grados de despresencialización se expresan en una multiplicidad de modalidades pedagógicas, tipologías institucionales y modelos híbridos.

El avance hacia la virtualización de la educación superior es un proceso que atraviesa no sólo las cuestiones académicas sino que impregna entre otras dimensiones la administrativa, de gestión e investigativa. Esto invita, frente a los procesos de enseñanza y aprendizaje de la educación presencial, a desplegar un concepto diferente e innovador de las prácticas educativas. De los profesores y estudiantes reunidos en espacios fijos frente a un pizarrón se abre paso a los estudiantes interactuando por una red omnipresente. La enseñanza en contextos virtuales ya no replica lo que conocemos, implica responsabilidades inéditas a la universidad. No es una reproducción de lo presencial en la red, es otro modo de enseñar y aprender que requiere de la exploración e investigación de nuevas articulaciones pedagógicas y de la difusión del conocimiento generado.

Interactúe con nosotros desde el