UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN LUIS

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS
Resumen de la
Tesis para optar al grado de Doctor en Psicología

EFECTOS DE LA FRUSTRACIÓN:

RESPUESTAS AGONÍSTICAS  E  INMUNOLÓGICAS

Alba Elisabeth Mustaca

Directora: Claribel Morales de  Barbenza  Co-Director: Mauricio R. Papini

 

Introducción, objetivos e hipótesis

Los eventos en los cuales se presentan situaciones inesperadamente peor de las esperadas son parte de la existencia y aprender a enfrentarlos es crucial para lograr una vida plena y feliz. Estas situaciones se estudian mediante diseños experimentales bajo la denominación de  efectos de contraste, efectos de frustración,  fenómenos paradójicos, omisión sorpresiva del reforzamiento (OSR), decepción o desilusión.

El objetivo general del trabajo fue contribuir a la comprensión de los mecanismos y efectos involucrados cuando los individuos se sienten decepcionados por una falta o un decremento en las recompensas esperadas. La hipótesis central fue considerar a la frustración como un evento que tiene consecuencias similares a la presentación de estímulos aversivos ineludibles e incontrolables. La mayoría de los autores coinciden en señalar el carácter aversivo de la frustración pero no repararon en sus propiedades de sorpresividad e incontrolabilidad. Los experimentos evaluaron las consecuencias de la frustración sobre la respuesta inmunológica y la agonística.  Cuando los animales se exponen a choques eléctricos ineludibles tienen un decremento en la función inmunológica. No existen experimentos sobre los efectos del contraste negativo sobre la respuesta inmune. En tanto que varios procedimientos instrumentales sobre OSR (extinción y reforzamiento parcial) con diversas especies y reforzadores sólidos, revisados en la bibliografía, mostraron que los animales exhiben una mayor agresividad que los controles y que, por lo contrario,  las ratas dominantes expuestas a choques eléctricos inevitables e incontrolables (indefensión) se volvían menos dominantes cuando se les colocaba una intrusa en su territorio y  más sumisas cuando ellas eran las intrusas, comparadas con controles apropiados. Cuando los animales recibían entrenamiento en un condicionamiento de evitación previo al de indefensión, no variaban sus respuestas sociales respecto a sus propios patrones de respuesta evaluados antes del entrenamiento y a controles no expuestos a indefensión.

 

Metodología

 

Se usaron  ratas, agua azucarada a distintas concentraciones (32% y 2%) como reforzadores y cajas de condicionamiento para el entrenamiento. Los procedimientos fueron:  contraste sucesivo negativo consumatorio (CSNc), contraste positivo consumatorio (CSPc) y extinción consumatoria (EC).  En el  CSNc se expone diariamente a los animales al consumo de una sustancia preferida, 32%, (Fase de pre-cambio), durante 5 min. Luego de varios ensayos se cambia la solución a una no preferida, 2% (Fase de post-cambio, Grupo 32-2). Se compara el consumo en función de los ensayos con otro grupo que siempre consumió la sustancia no preferida (Grupo 2-2). El efecto de contraste se expresa con una disminución abrupta del consumo durante las primeras 3 a 5 sesiones de cambio de refuerzo, por debajo del grupo control. En el CSPc los animales reciben en la fase de  pre-cambio la sustancia menos preferida y  en la fase de post-cambio, la más preferida (Grupo 2-32). Los animales experimentales consumen más que los controles (Grupo 32-32) durante la fase de post-cambio. En el EC, ideado por la autora, los animales pasan de consumir 32%  a una fase de extinción donde se les presentan agua (Grupo 32-A). La extinción se manifiesta por una disminución gradual del tiempo en que el animal está en contacto con el bebedero. Un grupo control estuvo expuesto a agua durante todo el entrenamiento (Grupo A-A).

La variable independiente fue la frustración manipulada mediante el CSNc y la EC. Las variables dependientes fueron: A. 1. respuestas agonísticas: frecuencia de acoso, peleas (dominación), inmovilidad (sometimiento), 2. respuestas individuales: ambulación y pararse en dos patas en tests de 10 min. cada uno. Se midieron después de la primera y la segunda sesión de post – cambio (después de frustrar a los animales) en experimentos separados. B. respuesta inmunológica  celular: 1. proliferación linfocitaria del bazo inducida por mitógenos con incorporación de timidina y 2. respuesta inmunológica humoral: títulos de anticuerpos contra glóbulos rojos de carnero. Para medir las respuestas sociales se colocaban congéneres en las cajas de condicionamiento después de la frustración y se filmaban para un ulterior análisis. Se usó Análisis de Varianza para evaluar la significación de las medidas. Para evaluar la función inmunológica se sacrificaban los animales inmediatamente después de la frustración (respuesta celular) o después de 7 días de la inoculación de las células rojas de carnero (respuesta humoral) y se realizaban procedimientos bioquímicos correspondientes.

 

Principales resultados y conclusiones

 

Respuestas agonísticas y CSNc. Hubo menos frecuencia de respuestas de dominación  en los frustrados que en los controles  cuando los animales interactuaron con congéneres que tenían el mismo estado motivacional (Experimento 1), con o sin el reforzador presente (Experimento 1 y 2) y cuando se expusieron ante intrusos no entrenados (Experimento 3). Los intrusos del Grupo 2-2 respondieron con más respuestas de sometimiento que los intrusos del Grupo 32-2 y el Grupo 32-2 acosó con la misma frecuencia que los que eran intrusos, en ambos grupos. Los frustrados  ambularon  y se pararon en dos patas con más frecuencia que los controles. En la EC las ratas, previamente seleccionadas todas como dominantes, acosaron menos a un intruso nunca entrenado comparados con los controles (Experimento 4). Las otras respuestas no se diferenciaron entre los grupos 32-A o A-A. Los intrusos no se diferenciaron  ante ambos grupos de residentes.

Conclusiones: 1)  la  mayor vulnerabilidad de los animales frustrados por un CSNc no se debe a la intensidad de la discrepancia entre la memoria del reforzador previo y el actual ya que los resultados de la respuesta agonística fueron iguales tanto en los animales expuestos a un CSNc o a una EC. 2) En los procedimientos de EC los animales del grupo frustrado solamente se diferenciaron de los del grupo control por acosar menos a los intrusos. Esto sugiere que las  respuestas sociales exhibidas por el grupo 32-A dependió de un proceso motivacional central y no de la presencia de respuestas periféricas incompatibles. 3) Los intrusos de ambos grupos en la EC no se diferenciaron entre sí. Esto elimina la posibilidad de que la conducta de los intrusos haya ocasionado las diferencias en el acoso entre los dos grupos de residentes. 4) Los animales frustrados y sus controles fueron equivalentes en el grado de dominación antes de ser entrenados en la EC, disminuyendo las posibles diferencias individuales en ese rasgo. Por todos estos 4 puntos se puede concluir que los animales se vuelven más vulnerables en situaciones sociales por experimentar un estado de frustración y que estas respuestas obedecen a un mecanismo de origen central y no periférico por respuestas incompatibles.

 

Respuestas inmunológicas y CSNc. El  CSNc está asociado a una disminución de la respuesta inmunológica celular y humoral. Se encontró una inhibición de los linfoblastos del bazo estimulados con mitógenos evaluado después de la primera y segunda sesión de la fase de post-cambio en un CSNc (Experimento 5) y una probable recuperación de la función si después de la frustración se introduce una sesión de presentación del reforzador (Experimento 7). Hay varias explicaciones posibles para los efectos inmunoregulatorios de estos experimentos. Una posibilidad es que la reducción del reforzador lleva a una activación del eje hipofisiario-adreno-cortical que a su vez inhibe la proliferación linfocitaria. Esta explicación es consistente con el aumento de corticosterona en el plasma sanguíneo encontrado el segundo día de contraste. Sin embargo, en estos experimentos, la inhibición en la proliferación linfocitaria aparece ya en  primer día inmediatamente después de la reducción del refuerzo. Otra explicación posible está basada en que la redistribución de los linfocitos del bazo sean diferentes entre los animales frustrados y los controles. No obstante, la evidencia obtenida en uno de los experimentos elimina esta hipótesis, porque las poblaciones de linfocitos no son significativamente diferentes entre los grupos (Experimento 6). Un tercer mecanismo potencial es la influencia neural directa  de los esplenocitos. Los esplenocitos están inervados por receptores de catecolaminas del sistema nervioso autónomo en un amplio rango. Esta influencia no es solamente vasomotora, sino también directa sobre las células linfoides que responden a la estimulación de catecolaminas. La interacción neural-inmunológica está, de hecho, relacionada por señales inmunomodulatorias, tal como la linfokina interleukina-1,  estimulando la liberación de hormonas adrenocorticotrópicas  que a la vez  pueden modular la proliferación del bazo. Estos mecanismos complejos pueden ser los que modularon los efectos encontrados en estos experimentos.

También se encontró que el CSNc perturba la respuesta humoral: hubo una significativa reducción de títulos de anticuerpos contra glóbulos rojos de carnero cuando se administra el antígeno 30 min. antes de la primera sesión de la fase de post-cambio, pero no cuando se inocula 1 h. o 12 hs. antes o inmediatamente después de la primera sesión de la fase de post-cambio (Experimento 7).

Estos resultados sugieren que la frustración, en procedimientos consumatorios, está asociada a un aumento de la vulnerabilidad social y fisiológica y a la existencia de mecanismos análogos entre los efectos de contraste y la indefensión aprendida.

 

Nota. Para mayores detalles o para tener acceso a la tesis completa puede solicitarla a mustaca@psi.uba.ar o en la Biblioteca de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad de San Luis.

 

 

Bibliografía básica

 

·         Ader, R., Felten, D. y Cohen, N. (1992). Psychoneuroimmunology, Academic Press, Toronto.

·         Amsel, A. (1992). Frustration theory: An analysis of dispositional learning and memory. Cambridge, Cambridge University Press.

·         Azrin, N. H. (1967). Pain and Agression. Psychology Today, 1, 26-36.

·         Azrin, N. H., Hutchinson, R. R. y Hake, D. F. (1966). Extinction induced aggression. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 9, 191-204.

·         Blanchard, R. J. y Blanchard, D. C. (1977). Aggresive behavior in the rat. Behavior Biology, 21,197-224.

·         Blanchard, R. J. y Blanchard, D. C. (1984a). Affect and aggression: An animal model applied to human behavior. En D. C. Blanchard y D.C. Blanchard (Eds). Advances in the study of aggression. Vol 1, 1-61. Nueva York: Academic Press.

·         Blanchard, R. J., Takahashi, L. K., y Blachard, D. C. (1977). The development of intruder attack in colonies of laboratory rats. Animal Learning and Behavior, 5, 365-369.

·         Dantzer, R. Arnone, M., y  Mormone, P. (1980). Effects of frustration on behaviour and plasma corticoesteroid levels in pigs. Physiology and Behavior, 24, 1-4.

·         Dollard, J., Dobb, L. W., Miller, N. E., Mower, O. H. y Sears, R. R. (1939). Frustration and agression. New Haven, CN: Yale University Press.

·         Dudley, R. y Papini, M.(1995). Pavlovian performance of  rats following unexpected reward omission. Learning and Motivation, 26, 63-82.

·         Flaherty, C. F. (1996). Incentive relativity. Cambridge: University Press.

·         Gallup, G. G. (1965). Aggression in rats as a function of frustrative nonreward in  a straight alley. Psychonomic Science, 3, 99-100.